El Teso de San Cristóbal

Imagen de alto valor geográfico. Estamos en la provincia de Salamanca, justo en la raya con Portugal. El pueblo que se intuye al fondo, en la penillanura zamorana-salmantina (la de toda la vida) es Villarino de los Aires. 

Desde aquí se domina la penillanura y el valle, y la transición de una unidad a otra. Los bolos graníticos que se aprecian son el testimonio de procesos erosivos seculares. No puedo dejar de hacer alusión en esta breve crónica a la fiesta-romería que tenía lugar allí arriba. En pleno Viernes Santo, la gente se divertía bailando cumbia, merengue y regaetón.

Fíjense que el escenario está situado en una pequeña plaza de toros para novillos o vaquillas. La gente baila en un recinto acondicionado para los toros. Es especialmente curioso ver cómo el el bolo de granito se funde con el burladero en uma estampa única. Lo negativo de todo esto, el caos de tráfico. La gente siempre quiere llegar con el coche hasta la cocina. Al lado de los coches, más arriba del escenario y aparcados en lugares inverosímiles, la gente desplegaba las mesas, sillas y sombrillas. 

Un viaje que no se planifica puede salir mejor que otro que sí se planifica. O al menos puede resultar más interesante. Aquí íbamos buscando la paz y el silencio de los grandes espacios naturales, y mira por dónde el elemento humano terminó imponiéndose de manera contundente. Los paisajes naturales ya no existen. Ni siquiera en espacios tan “de margen” como estos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s