Seseña, un “Prestige” de secano

La realidad es muy tozuda. El incendio hoy del mayor cementerio ilegal de neumáticos de Europa, en Seseña, demuestra que este país sigue siendo prisionero de los despropósitos cometidos en la época de las vacas gordas.
Declarado ilegal desde el 2003, este escenario fantasmagórico de 10 hectáreas está justo frente a la urbanización El Quiñón de Seseña, una de las ‘joyas” del rey del ladrillazo: Paco el Pocero.
Entre el cementerio ilegal de neumáticos y la urbanización poceriana está la R-4. Como bien se sabe, es una de las autopistas orbitales de la capital de España que hemos terminado rescatando los sufridos contribuyentes con nuestros impuestos.
Seseña es un Prestige de secano. Seseña debería cerrar por fin un ciclo demencial: el de los pelotazos urbanísticos y el modelo desarrollista, al que muchos políticos siguen rindiendo culto. Lo que se ha quemado (y se sigue quemando) son neumáticos: el símbolo máximo de la ciudad difusa, la insostenibilidad y del coche como totem y único modo de vida posible. Los neumáticos arden y seguirán ardiendo, porque son tremendamente inflamables una vez que el fuego está en marcha, pero además son muy tóxicos. El daño ambiental es terrible. Y habrá que valorar los efectos sobre la salud de las personas.
Lo de Seseña de hoy es una agresión contra la sociedad y el territorio, como fueron el Prestige, Aznalcóllar u otros despropósitos causados por la negligencia humana, que se podrían haber evitado con planificación y gestión territorial.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s